Josesandin_01

JOSÉ SANDÍN ANTÚNEZ
(Apuntes de una vida)

“Cada momento vivido es el peldaño de una escalera”

José Sandín Antúnez nació el 26 de agosto de 1952, en Hoyos un pueblecito de la Sierra de Gata, al norte de la provincia de Cáceres. Es el mayor de 5 hermanos. A los 10 años se fue a la capital para estudiar el bachillerato elemental. Cuando llegaban las vacaciones, dejaba la pensión de la ciudad y ayudaba a sus padres a vender caramelos y helados en el quiosco familiar. Él era Pepín el de “la Marina”.

Estudió Oficialía y Maestría Industrial en la Universidad Laboral de Zamora y en la de Sevilla. De esos años, guarda muchos recuerdos y buenos amigos con los que continúa en contacto.

Tras un año de Ingeniería, hizo la mili en Plasencia y, cuando acabó, se fue a trabajar a Talavera de la Reina. 3 meses fueron suficientes para darse cuenta de que allí no estaría su futuro. En 1976 se trasladó a Barcelona y comenzó a trabajar en la fábrica que Motor Ibérica tenía en Montcada i Reixach. Ese mismo año conoció a una joven leonesa, reconvertida en “muchachita de Valladolid”. Se casaron en diciembre de 1978 (matrimonio constitucional) y tienen 2 hijos, Javier y Nuria. Dos jóvenes estupendos con un gran futuro por delante.

Toda su vida profesional se ha desarrollado en “la NISSAN” (así le llama él) y ha estado relacionada con planos, coordenadas y medidas de precisión, que han ayudado a forjar aspectos de su carácter. Es una persona constante, sistemática, metódica, ordenada y perfeccionista. Le gusta la simetría y las líneas tanto rectas como curvas, pero siempre en armonía.

Desde el día 1 de abril de 2009, y después de 33 años de trabajo, tiene desconectado el despertador y disfruta de una plácida prejubilación.

Vive en Bigues i Riells y dedica su tiempo a arreglar el jardín, mantener en perfecto estado la piscina, cavar el huerto, a pintar y dibujar (su gran habilidad), a jugar al golf, caminar, pasear en bicicleta… También pasa buenos ratos delante del ordenador, con el Rocola siempre conectado. La música de los 60 es su sintonía favorita. Sus amigos reciben bonitos correos. Él es el enlace de una buena red de contactos.

Se entretiene con los crucigramas; es todo un experto y no hay jeroglífico que se le resista. Entre sus ocupaciones no se nos puede olvidar mencionar el tiempo que dedica a ampliar y ordenar sus colecciones. Colecciona de todo: monedas, billetes de lotería, cupones de la ONCE, sobres de azúcar, palillos, tapones de vino, cápsulas de las botellas, chapas de cava, entradas a museos, atracciones y espectáculos, carteles de toros (una de sus aficiones), facturas de restaurantes, etc, etc Eso sí, todo perfectamente colocado y clasificado.

Y una cosa importante, ¡está aprendiendo a cocinar! Una asignatura pendiente, esta de los fogones, que no era fácil de explicar porque le gusta el buen comer.

Disfruta con los viajes y a parte de los programados en los periodos vacacionales, que son normales para la gente trabajadora, ahora que tiene tiempo, hace dos o tres escapadas en el año a su tierra extremeña para visitar a su madre, a Marina. Él, en Hoyos, continúa siendo Pepe el de “la Marina” y hoy… ¡cumple 60 años! ¡FELICIDADES!

Para nosotros, sus hijos, también es Pepe (siempre le hemos llamado así, papá, nos suena raro) y en el día de su 60 cumpleaños, hemos querido darle una gran sorpresa, creándole esta página web para que todos podáis ver sus obras de arte y conocerlo un poco más.

¡Te queremos mucho!

Dicen que nada destruye más a un hombre que vivir del pasado, renunciando a seguir nuevos caminos. Así que, deseamos que hagas tuya una famosa frase de Woody Allen: “Me interesa el futuro porque es el lugar donde pasaré el resto de mis días”

Javier y Nuria
26 de agosto de 2012